miércoles, diciembre 11, 2019
Inicio Actualidad Vuelven las grandes noches al Villamarín

Vuelven las grandes noches al Villamarín

-

Un cosquilleo recorre todo tu cuerpo. Unas ganas imperiosas de que pasen las horas. Una comida que cuesta de digerir. Una sensación de necesidad. Deseo de Real Betis, de volver al estadio y disfrutar de otra gran noche en el templo de todos los béticos, el Benito Villamarín. De volver a abrazarte con aquel desconocido a tu lado, pero que ambos compartís una misma pasión, las Trece Barras.

Esa preparación previa, el salir de casa con tu familia o amigos, la ilusión de saber que, sea el rival que sea, ¿y si…?. Aunque sea el campeón de Europa, aunque tu equipo esté en descenso, siempre piensas en esa posibilidad, en lograr una victoria, en salir triunfador de la batalla.

Las horas de antes en calle Tajo, una muralla verdiblanca, una misma pasión. La piel de gallina al escuchar a tu afición rugir antes de entrar al estadio. Compartir beticismo con tus acompañantes, comentar la situación del equipo, hacer pronósticos, comentar el once inicial. En definitiva, especular.

Pero llega el momento, te encaminas a la puerta de acceso al campo. Enseñas tu carné, aquel del que tan orgulloso te sientes, en el que te dejaste gran parte de tus ahorros. Todo para volver a ver otra temporada a tu Real Betis. Subes las escaleras y llegas al interior del estadio. Tú, arriba en la grada, como si tuvieras el poder de decidir cualquier cosa, como si el tiempo se parara por unos instantes. Exhalas, disfrutas unos segundos y te encaminas hacia tu asiento.

Toca el momento más tenso, el de esperar a que salten los jugadores al verde. No te quedan uñas por morder, el paquete de pipas está medio vacío, no quieres dialogar, solo quieres que empiece lo que verdaderamente te importa, el encuentro.

Hasta que llega la hora. Todo el estadio en pie, bufandas al viento, un tifo que se mantea en Gol Sur, la voz de todo el estadio al unísono. Hay una leyenda que recorre el mundo entero… Te olvidas de todo, solo vale dejarse la garganta, llevar en volandas a tu equipo.

Suena el silbato inicial, el balón empieza a rodar de un lado a otro. Los entrenadores dan órdenes a sus futbolistas. Escuchas al de al lado pedir una falta. Te enfadas por un error arbitral. Te llevas las manos a la cabeza en una ocasión que a punto estuvo de terminar en gol. Suspiras. Miras el cronómetro. Vuelves a suspirar.

Porque da igual si Andersen está en portería, si Gordillo cabalga la banda o debuta un canterano con la elástica verdiblanca, los días de Betis siempre son especiales. Te enfadas por un fallo de una leyenda o aplaudes una gran acción de un debutante. Lo que te importa es tu Real Betis Balompié.

Descanso. Ambos equipos se van a los vestuarios. Tu aprovechas, coges el bocadillo que traías de casa y comes pensando en qué corregir. Qué está haciendo mal tu equipo. Y te acuerdas de aquella ocasión, aquella que estuvo a punto de convertirse en gol, pero ya no hay marcha atrás.

Vuelven los jugadores al césped y se reanuda el encuentro. Ataque peligroso que se convierte en una respuesta del rival. Parones para las sustituciones. Tarjeta amarilla para un jugador verdiblanco que es abucheada por la afición.

Hasta que todo se para. Un disparo de un futbolista vestido con las trece barras. Una parábola endiablada dirigida hacia la portería. El tiempo no pasa. Todo el estadio boquiabierto con la mirada fija en un punto. Uno, dos, tres. Gooooool. El tiempo se acelera. Gritos de alegría, abrazos, suspiros. De repente notas como si te hubieses quitado un peso de encima, aunque sabes que va a durar poco, cuando vuelva a rodar el balón la tensión va a volver.

Tu equipo sufre, las ocasiones de los rivales son habituales. Los últimos minutos son trágicos, mirando al marcador, pidiendo la hora al árbitro. El tiempo parece que pase más lento. Hasta que finalmente escuchas tres silbidos. Final del encuentro. Exhalas y sonríes mirando el marcador, porque sabes que eso va más allá de dos simples cifras. Sabes que esa alegría te va a durar más que unos minutos.

Todo lo contrario a cuando tu equipo sufre una derrota. El malestar dura horas, incluso días. El despertar del día siguiente cuesta más. Porque tu estado de ánimo se ve alterado por los resultados de tu equipo. El Real Betis va más allá de un simple entretenimiento para el fin de semana. Es una forma de vida. Y las grandes noches en el Villamarín vuelven, para dar más alegrías que penas a su afición. A sus fieles seguidores. A los béticos.

- Advertisement 2 -

Artículos relacionados

2 COMENTARIOS

Comments are closed.

Redes sociales

368FansMe gusta
20,701SeguidoresSeguir
8,172SeguidoresSeguir
1,440SuscriptoresSuscribirte
- Advertisment -

No te pierdas

ClasificaciónProxima Jornada

Clasificacion

#Equipo PJ PG PE PP PT
1
FC Barcelona
15 11 1 3 34
2
R. Madrid
15 10 4 1 34
3
Sevilla FC
16 9 4 3 31
4
R. Sociedad
16 8 3 5 27
5
Getafe CF
16 7 6 3 27
6
Athletic Club
16 7 5 4 26
7
Atl. de Madrid
16 6 8 2 26
8
Valencia CF
16 7 5 4 26
9
Granada CF
16 7 3 6 24
10
C.A. Osasuna
16 5 8 3 23
11
R. Betis
16 6 4 6 22
12
Levante UD
16 6 2 8 20
13
Villarreal CF
16 5 4 7 19
14
R. Valladolid
16 4 7 5 19
15
D. Alavés
16 5 3 8 18
16
SD Éibar
16 4 3 9 15
17
Mallorca
16 4 2 10 14
18
RC Celta
16 3 4 9 13
19
CD Leganés
16 2 3 11 9
20
RCD Espanyol
16 2 3 11 9
23 Ago 2019- 8:00 pm
Granada CF
0
1
Sevilla FC
23 Ago 2019- 10:00 pm
Levante UD
2
1
Villarreal CF
24 Ago 2019- 5:00 pm
C.A. Osasuna
0
0
SD Éibar
24 Ago 2019- 7:00 pm
R. Madrid
1
1
R. Valladolid
24 Ago 2019- 9:00 pm
Getafe CF
1
1
Athletic Club
24 Ago 2019- 9:00 pm
RC Celta
1
0
Valencia CF
25 Ago 2019- 5:00 pm
D. Alavés
0
0
RCD Espanyol
25 Ago 2019- 5:00 pm
Mallorca
0
1
R. Sociedad
25 Ago 2019- 7:00 pm
CD Leganés
0
1
Atl. de Madrid
25 Ago 2019- 9:00 pm
FC Barcelona
5
2
R. Betis
P